Hay temporadas que vale la pena bancar a tu equipo solo por un jugador. Ese futbolista que cada vez que recibe el balón sabes que acabarás la jugada de pie sobre tu asiento, deslumbrado por otra frivolidad que no esperabas, pero que él ya tenía en mente antes de recibir el cuero. Esos talentos que hacen que pagar el abono de temporada, o simplemente un del canal de televisión, valga la pena. Que durante la circulación del balón le gritas a tus jugadores que la pelota acabe en sus pies, esperando que él lo resuelva todo.

 

Uno de esos ejemplos de capacidad y magia es, sin duda, Nabil Fekir. Un jugador que salió a precio de ganga del Olympic de Lyon, mermado por un ligamento cruzado que se rompió en la 15/16, y que ha ido arrastrando hasta hoy, con sobrecargas y molestias que le piden un descanso más regular que de costumbre. Un precio que vale la pena pagar. El Real Betis Balompié se hizo con sus servicios por 19,75 millones + 10 millones en variables, una cifra mucho menor que los más o menos 55 millones que ingresó por la venta del Argentino Gio Lo Celso, la más cara de la historia del club por delante de la de Fabián Ruiz al Napoles por 30 millones.

 

Nabil Fekir (26 años, Lyon) ya acumula 7 goles y 6 asistencias en lo que va de campeonato, con actuaciones destacadas contra grandes como Barça, Real Madrid o Valencia. En las últimas tres jornadas, promedia una media de 9,33 puntos. Casi nada.

 

Con una media de 3,32 regates por partido, y 4.59 balones recuperados, además de sus constantes llegadas al área gracias al balón parado, o a sus malintencionados pases filtrados, el franco-argelino es una de las grandes apuestas de este parón liguero, ya que su valor de 52 millones lleva in-crescendo desde hace un mes, y la cima no parece quedar cerca. Y es por eso que desde GradaDiez recomendamos totalmente fichar a este crack de La Liga, que aún tiene mucho que ofrecer por el deleite del espectador.