Este verano, el Sevilla Club de Fútbol se reforzó con hasta  15 nuevos jugadores para confeccionar una plantilla completamente diferente a la de la temporada anterior, gracias a la vuelta de su crack y director deportivo Ramón Rodriguez Verdejo “Monchi”. De la mano del gaditano, llegaron múltiples caras nuevas para el espectador de La Liga. Era difícil presagiar quien sería el fichaje estrella de un verano tan ajetreado.

 

La apuesta por un Lucas Ocampos en fase de eclosión le ha dado al Sevilla una bocanada de aire fresco en ataque, y ha acabado siendo (con permiso de Diego Carlos) el fichaje con el que todo sevillista soñaba.

 

Tras pasar por múltiples equipos franceses e italianos, no fue hasta su llegada a Marsella donde el canterano de River pudo demostrar su valía, partiendo como extremo izquierdo. Es fácil resumir su temporada 18/19 en esa eliminatoria Europea frente al Athletic de Bilbao, donde Lucas Ocampos desmembró él solito una defensa vasca que no estuvo a la altura de las circunstancias, con tres goles en dos excelentes actuaciones individuales.

 

Tras una notable campaña en el equipo francés (5 goles y 8 asistencias), el mago “Monchi” y su secretaría deportiva creyeron que el rendimiento del argentino se vería potenciado cambiándolo a la banda derecha, y juntándolo con el eterno joven Jesús Navas. Y así fue.

 

Y no fue hasta el mercado de invierno, donde la llegada de Suso generó un cambio ofensivo en el once inicial en detrimento del argentino. Julen Lopetegui (un amante del tándem Ocampos-Navas) se vio obligado a desplazar de nuevo a Lucas a la izquierda, posición en la que él, al llegar a Sevilla, ya avisaba de su peligro ciñéndose a unos números excelsos des de esa demarcación. Su gran polivalencia le ha permitido jugar en multitud de posiciones. Donde más ha jugado ha sido en los extremos, pero a lo largo de su carrera también se ha desenvuelto como lateral izquierdo (1 partido), interior izquierdo (9 partidos, 1 gol), mediocentro ofensivo (2 partidos), mediapunta (8 partidos), y delantero centro (9 partidos, 2 goles).

 

Y es que a pesar de las dudas, la mayor cuantía de goles del argentino vino des del extremo izquierdo. Como extremo zurdo suma un total de 28 tantos y 15 asistencias en 110 partidos, un 39% de aportación ofensiva p.p. Sin embargo, como extremo derecho acumula 11 tantos y 6 asistencias en 65 partidos, lo que representa el 26%.

 

Así pues, pese a las críticas respecto a su cambio de banda, la posición que le ha dado mejores resultados es la que le favorece con la llegada de Suso, la izquierda.

 

Ahora el balón está en el tejado de Julen Lopetegui, quien no ha vacilado en sacar de partida al argentino des de la izquierda en varias ocasiones des de Enero.

 

A estas alturas de la temporada, Lucas Ocampos ya lleva el doble de goles que la anterior, y suma dos asistencias. Números que nos ayudan a entender que tipo de fútbol despliega hoy en día el jugador, comparado con el de antaño. Un futbolista más goleador, 7o posicionado en la tabla de goleadores de La Liga, con una potencia física digna de los mejores tanques (conocido como «La Mole»), 2.3 regates por partido, siendo uno de los jugadores que más regates suma de la competición, y uno de los jugadores ofensivos que más aporta en defensa, con casi 5 recuperaciones de balón por encuentro.

 

El fenómeno Lucas Ocampos ya es un hecho en Nervión, y el director deportivo ya se frota las manos con su fichaje. Los 15 millones que se pagaron al AC Milán parecen estar amortizados. Es por eso que desde GradaDiez recomendamos fichar a lo que será una de las estrellas de la temporada al finalizar el curso, y aunque su valor se encuentre en lo más alto de su histórico (86 millones), vale la pena desembolsar tal cantidad de dinero por una regularidad y calidad tan elevada como la del argentino. Un gustazo verle jugar.