Desde que en 2013, Marc Cucurella llegó al Cadete del FC Barcelona procedente de su rival más próximo, el Espanyol, el jugador nacido en Alella no dejó de cumplir etapas en una de las canteras más exigentes del fútbol mundial, y dónde más difícil resulta dar el último salto; llegar al primer equipo.

 

Como tantos laterales de primer nivel, Marc Cucurella dio los primeros pasos de su formación académica hinchándose a goles como extremo izquierdo, he ahí el ejemplo más cercano de Jordi Alba. Eso le permitió desarrollar una gran llegada, capacidad para proyectarse ofensivamente y esa sobriedad actual en tres cuartos de campo. Con el paso de los años, su notoria falta de gol hizo que su posición se retrasara hasta el lateral izquierdo, y se mantuvo así en su periplo restante en La Masía, buena parte de ello como uno de los capitanes del equipo.

 

La evolución de Marc Cucurella como futbolista se puede ejemplificar a través de su mimetización en un entorno cambiante. Tras no convencer a Luis Enrique dadas sus carencias defensivas, el futbolista puso rumbo a Ipurua junto a su amigo Marc Cardona. Era difícil presagiar lo que el futuro depararía a esos dos jóvenes de tan solo 20 años: acostumbrados a la gran ciudad, de repente, aparecer en Eibar; ciudad de 20.0000 habitantes situada en el valle del río Ego. El terreno de juego más estrecho de la competición y con un entrenador como José Luis Mendilibar. Casi nada.

 

Quien iba a decir que Eibar sería un trampolín para el alellense.

 

Necesitó de 13 jornadas para hacerse hueco en su primer once inicial de La Liga. Y fue contra el Real Madrid en una actuación donde se llevó el MVP del partido, dando un pase de gol en un 3-0 histórico para los armeros. A partir de ese momento, Cucurella encajó como anillo al dedo en el típico 4-4-2 del técnico Vizcaíno, partiendo como interior izquierdo. Su entrega y recorrido no dejaron indiferente a nadie, y el Barça ejecutó la opción de recompra, para volver a dejarlo salir al Getafe en calidad de cedido con una opción de compra de 6 millones.

 

A Cucurella no le resultó nada difícil ese nuevo cambio de aires. Ya bajo mando de un nuevo técnico bien estricto, Jose Luis Bordalás, su adaptación fue mucho más fácil. Partía en una posición en la que ya había jugado la temporada anterior. A su alto rendimiento, súmale tener dos delanteros arriba como Jaime Mata, Jorge Molina o Ángel Rodríguez. Desde el primer partido que Cucurella es un fijo en la banda izquierda de Bordalás, y tras media temporada jugada ya suma 1 gol y 5 asistencias para los azulones.

 

Es uno de los jugadores que más kilómetros realiza de La Liga, y aunque sus estadísticas no sean abrumadoras, su aportación defensiva en el equipo es difícilmente cuantificable. Es por eso, que Atlético de Madrid, Sevilla CF, Arsenal, Tottenham, Bayer Leverkusen y Borussia Mönchengladbach ya han sondeado la situación del jugador y han preguntado por su cláusula, de 25 millones.

 

Desde GradaDiez recomendamos fichar al jugador por poco más de su precio (42 millones), ya es un jugador muy regular (5,27 puntos por partido) pero su valor ahora está en lo más alto del histórico.